Cockneys Vs. Zombies: zombis de barrio

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Cockneys Vs. Zombies, Invasión zombie, Matthias Hoene, Zombis, The Walking Dead, East End, Londres

Dentro del aluvión de películas de zombis producido tras el renacer del subgénero (mucho antes de The Walking Dead como muchos sabemos), hay un tipo que resulta especialmente atractivo y que, además, suele conseguir muy buenos resultados artísticos y estéticos. Este no es otro que la zombedy o zombedia, es decir: una historia de zombis con su supervivencia, sus vísceras y sus personajes variopintos, pero con un evidente sentido cómico e irónico. No se trata de parodias, sino de cintas con alma propia, y son un subgénero dentro de otro subgénero, el de las comedias de terror. En este grupo podemos encontrar la insuperable Zombies Party (2004), la original Fido (2006), la clásica El regreso de los muertos vivientes (1985) o la reciente A Little Bit Zombie (2012). Y ahí entra Cockneys Vs. Zombies.

Cockneys Vs. Zombies (2012, traducida en España con el estúpido y desconcertante título de Invasión zombie, lo que hace que pierda mucho de su sentido original) pertenece a esta clase de películas, como la canadiense A Little Bit Zombie. A diferencia de la cinta canadiense, la británica, sin perder un salpicante sentido del humor, se centra más en homenejear al East End londinense, a sus habitantes, a su clase obrera, a sus ancianos, a su acento; es decir, funciona más como metáfora sociopolítica que como una mordaz e intestinal crítica psicosocial, que es a lo que se dedica A Little Bit Zombie. Pero Cockneys Vs. Zombies también es desternillante, tanto en sus diálogos como en la forma de resolver sus conflictos, ora a cañonazos ora a machetazos.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Cockneys Vs. Zombies, Invasión zombie, Matthias Hoene, Zombis, The Walking Dead, East End, Londres

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Cockneys Vs. Zombies, Invasión zombie, Matthias Hoene, Zombis, The Walking Dead, East End, Londres

En Cockneys Vs. Zombies dos hermanos huérfanos (cockneys, obviamente) quieren impedir que la residencia de ancianos que posee su abuelo se vaya al traste por una ordenanza municipal, por el avance implacable del capitalismo caníbal. Para ello pretenden robar un banco y darle a su abuelo el dinero que necesita para que la residencia no sea demolida. El problema es que en un edificio en construcción del maravilloso East End, dos obreros encuentran una tumba en la que descansaba un tipo con mucha hambre… El resto ya lo sabéis: en cuestión de horas todo (suponemos) Londres está infestado de zombies.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Cockneys Vs. Zombies, Invasión zombie, Matthias Hoene, Zombis, The Walking Dead, East End, Londres

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Cockneys Vs. Zombies, Invasión zombie, Matthias Hoene, Zombis, The Walking Dead, East End, Londres

El humor que desprende Cockneys Vs. Zombies es inevitablemente negro, mas en su función de rendir homenaje a ese barrio descomunal (que casi es ciudad) utiliza en ciertos momentos un sentimentalismo que, si bien puede que no logre su objetivo por completo (suponemos que sí lo hará con los cockneys), no solo no resulta molesto, sino que, además, añade a la historia una entrañable melancolía que permite que tu visionado sea mucho más apacible.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Cockneys Vs. Zombies, Invasión zombie, Matthias Hoene, Zombis, The Walking Dead, East End, Londres

Cockneys Vs. Zombies no es una película innovadora, ni su planteamiento es rompedor, ni su técnica iluminativa experimental o su guion es de una calidad shakesperiana, pero sabe manejar equitativamente sus virtudes y no abusa de la carcajada provocada por la explosión accidental de una cabeza (aunque las hay) y dosifica su humor más refinado. Cockneys Vs. Zombies es comedida en los tiempos y, mucho más importante, es divertidísima, con unos personajes muy bien caracterizados a los que dan vida unos actores que disfrutan aún de ese entusiasmo que tanto se echa en falta en otros faranduleros y caricatos. Esa energía histriónica, unida al deseo del director, Matthias Hoene, de hacernos pasar un buen rato, convierten a la película en la elección ideal para la tarde de un sábado en la que te sientas algo triste y decaído; te aseguro que tras terminarla tendrás ganas de salir con tus amigos del barrio a liarla parda o de visitar a tus abuelos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*