Confucio: biopic filosófico

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Confucio, Filosofía china, Biopic, Historia chinca, China, Reinos Combatientes, Lao-Tse, Chuang Tzu, Filosofía

Ayer fue un día muy cinéfilo, en perfecta armonía con mi absoluta desgana y mi minúsculo buen humor. Así que acabé viéndome tres películas, pero solo comentaré una hoy: Confucio.

Cuando vi que habían sacado una película sobre este filósofo me pico mucho la curiosidad, no porque sea un ferviente seguidor de la filosofía china (aunque lo poco que he leído, esto es, Chuang Tzu, Lao-Tse, me ha encantado), sino porque se trata de un personaje muy conocido del que pocas veces la mayoría de la gente logra imaginarse algo de su vida. (Yo, por ejemplo, le visualizaba como una especie de monje cristiano, y resulta que tenía hijos y todo.)

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Confucio, Filosofía china, Biopic, Historia chinca, China, Reinos Combatientes, Lao-Tse, Chuang Tzu, Filosofía

Confucio cumple con este propósito, a parte de ser una excelente introducción a la siempre atractiva y compleja historia de China, en este caso, a la época de los Reinos Combatientes. Así, se nos narra cómo Confucio, con su aplastante sabiduría, logró convertirse en la persona más influyente del Reino de Chu, teniendo que hacer frente a intrigas palaciegas, tradicionales conflictos con otros reinos o a la antipatía de los clanes dominantes. Después llega su período de deambulación por todos los reinos, y su final.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Confucio, Filosofía china, Biopic, Historia chinca, China, Reinos Combatientes, Lao-Tse, Chuang Tzu, Filosofía

Como película, Confucio mola; está bien; es entretenida; aunque a ratos el ritmo de la narración decrece. Poniéndonos pedantes, al estilo de los críticos del celuloide, podríamos decir que es un bocado ineludible de la expresión china en la historia protagonizado por uno de los espadachines del conocimiento, pero que al final se convierte en un caramelo relleno de drama patriótico. Puff, me quedo con el lacónico mola. No obstante, es bien cierto que al final de Confucio se ensalza en demasía la figura del filósofo, tanto que parece querer convertirlo en santo (que digo yo que se tiraría algún pedo o se haría una pajilla alguna vez).

Cinematográficamente pues qué decir… depende de en lo que te fijes. Si vas al guion, a ratos pierde fuelle, como ya he dicho; pero el vestuario, la decoración y la fotografía son soberbios; y en cuanto a actuaciones, destacar a Chow Yun Fat que aunque ya había hecho papeles alejados de su eterno encasillamiento de repartidor de soplamocos y mamporros, aquí borda al legendario filósofo. También hay algunas batallas, y salen muy bien paradas, como en la que se lanza fuego al ejército de un general sublevado cuando intenta tomar la ciudad de Lu. En otro sentido, tiene también muy buenas frases, extraídas obviamente de los textos de Confucio, que dan bastante que pensar, aunque no tanto como para cambiarte la vida (lo que en mi caso no ha conseguido ninguna película, ningún libro ni nada parecido, aunque sí a lo mejor algún humano).

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Confucio, Filosofía china, Biopic, Historia chinca, China, Reinos Combatientes, Lao-Tse, Chuang Tzu, Filosofía

En definitiva, si te gusta el cine histórico y los biopics (como Alejandro, El reino de los cielos, Tigre y dragón, Gladiator, Ip Man o Mongol, por poner algunos ejemplos) y te atrae la historia de China y el personaje de Confucio no tienes razón para no ver Confucio; si solo el cine de Vin Diesel o sucedáneos te pone dura la vena cinematográfica, mejor abstente.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Confucio, Filosofía china, Biopic, Historia chinca, China, Reinos Combatientes, Lao-Tse, Chuang Tzu, Filosofía

Sin embargo, una pregunta me asaltaba regularmente la cabeza mientras veía Confucio, ¿para cuando una superproducción sobre Sócrates, Platón o Aristóteles? (Y digo superproducción porque existe, por ejemplo, una película para televisión sobre Sócrates de Roberto Rossellini de 1971.) Es raro que aún no se le haya ocurrido hacerla a nadie; la vida de Sócrates, se me ocurre, con su suicidio final, daría para mucho, al igual que las relaciones maestro-alumno. ¿Será que sus vidas fueron anodinas o más bien que su filosofía fue pretendidamente compleja?

Que se me entienda: la filosofía occidental es muy buena, pero los filósofos de aquí siempre han tenido la maldita costumbre de escribir para otros filósofos, a diferencia de los filósofos chinos, por ejemplo, que puedes leer su pensamiento como si fuera un cuento.

Tal fue el caso de Confucio: «Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos».

2 Comments en Confucio: biopic filosófico

  1. LA FORMA DE HACER UN RESUMEN CON POCAS PALABRAS , ME AGRADA.
    ME GUSTARÍA QUE VIERAS LA DICTADURA PERFECTA (PELÍCULA MEXICANA)Y DECIDME QUE CREES DENTRO DE LA VIDA REAL QUE SE ESTA VIVIENDO EN TODO EL MUNDO.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*