De dos en dos

No respires, Los hombres libres de Jones, Matthew McConaughey, Fede Álvarez, Torture Porn, Home Invasion, Racismo, Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura

Hoy, dado que la semana pasada, por cuestiones de lo humano y lo divino, no publiqué ninguna peli del domingo, os traigo dos que he visto este mismo fin de semana: Los hombres libres de Jones y No respires.

No respires, Los hombres libres de Jones, Matthew McConaughey, Fede Álvarez, Torture Porn, Home Invasion, Racismo, Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura

No respires, Los hombres libres de Jones, Matthew McConaughey, Fede Álvarez, Torture Porn, Home Invasion, Racismo, Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura

Los hombres libres de Jones, dirigida por Gary Ross, es una delicia para todos los amantes de la historia estadounidense, especialmente la historia que suele ser ignorada por la historiografía o, como el caso de John Brown, presenta a sus protagonistas como lunáticos. Con un Matthew McConaughey inconmensurable, la cinta nos narra la historia de Newton Knight, un campesino muy harto de servir a los ricos y que en plena Guerra de Secesión se adelantó casi un siglo al movimiento antisegregación. La narración es templada, salvo momentos puntuales de acción, pero es más lo excepcional de lo narrado lo que la convierte en verdaderamente atractiva.

No respires, Los hombres libres de Jones, Matthew McConaughey, Fede Álvarez, Torture Porn, Home Invasion, Racismo, Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura

Cierto es que en la estructura Gary Ross se ha relajado un poco, introduciendo unos flashforwards que, aunque adornan el discurso, muchas veces parecen más relleno que otra cosa. Pero es una película que brilla en todos sus aspectos: guion, interpretaciones, música, fotografía, montaje, recreación histórica… Y es, además, muy de actualidad, aunque nos cuente algo de hace más de cien años, especialmente si tenemos en cuenta que hace bien poco otro joven negro (de 13 años ni más ni menos) ha muerto por disparos de la policía estadounidense. Una película no solo para reflexionar sino también para actuar…

No respires, Los hombres libres de Jones, Matthew McConaughey, Fede Álvarez, Torture Porn, Home Invasion, Racismo, Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura

Y ayer me fui al cine a ver No respires de un Fede Álvarez al que, tras ver el reboot de Posesión infernal, ya advertí que había que seguir la pista. Lo más impresionante de No respires es lo elaborado de su guion; al menos a mí es lo que más me ha deleitado. Con solo seis personajes (incluyendo al perro) y una localización, se despliegan variadas situaciones. Hay giros más o menos inesperados, pero nada está fuera de tono. Fede Álvarez sabe cómo utilizar la cámara para mantenerte en una tensión irremediable desde que los protagonistas se encuentran con el antagonista. Aunque también se puede olvidar este cliché, porque cuesta mucho discernir quién es el bueno y quién el malo; se agradece, también, la no utilización de recursos facilones tipo violencia explícita, que le hubieran restado mucho valor del que posee. A Fede Álvarez no le hace falta; ni tampoco los diálogos: una película casi muda, aunque no sorda, donde la banda sonora y los efectos de sonido marcan un leitmotiv que si bien hace que el tiempo transcurra algo más lento de lo que debiera, también produce que su disfrute sea más placentero.

No respires, Los hombres libres de Jones, Matthew McConaughey, Fede Álvarez, Torture Porn, Home Invasion, Racismo, Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura

No respires, Los hombres libres de Jones, Matthew McConaughey, Fede Álvarez, Torture Porn, Home Invasion, Racismo, Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura

Otro aspecto importantísimo de No respires es su mezcla o superación de (sub)géneros del terror. ¿Home invasion invertida; home invasion + torture porn; torture thriller home? Cualquiera podría valer… La única realidad es que Fede Álvarez ha querido transgredir fronteras subgenéricas, algo no especialmente novedoso dentro del terror, pero sí dentro de estos dos subgéneros que parecían estar bien definidos y que viendo No respires cuesta diferenciar.

¿La semana que viene? ¡Ya veremos cabrones!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*