La era de la yihad: la ontogenia de ISIS

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Patrick Cockburn, La era de la yihad, Estado Islámico, Capitán Swing, Yihad, Oriente Próximo

Si uno sale a la calle a preguntar qué aspectos del estado actual del mundo  preocupan a la gente, encontrará una significación estadística favorable al terrorismo yihadista. Las últimas escenas de pánico y de histeria colectiva en Sevilla, Málaga y Nueva York dan buena fe de ello. Cualquier alteración del orden habitual de las cosas, un simple altercado de orden público, es identificado por la mente de las personas como un posible ataque terrorista con camión, cuchillo o disparos a diestro y siniestro. Por ello, conocer el origen de esa amenaza real, que ya ha conseguido su objetivo (implantar la paranoia en la gente), se torna una tarea pendiente.

Y Patrick Cockburn, primero con ISIS: El retorno de la yihad, y ahora con La era de la yihad. El Estado Islámico y la guerra por Oriente Próximo, publicado por Capitán Swing y sus siempre estimulantes ediciones, tal vez sea la mejor fuente para comprender no solo por qué nació ISIS, sino también para conocer la historia de Próximo Oriente de los últimos veinte años. Incluso por encima de historiadores, dado que la historiografía desarrollada al respecto es más bien imprecisa. Al fin y al cabo, Cockburn ha sido un testigo directo, privilegiado, gracias a su valiente papel de corresponsal en la zona.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Patrick Cockburn, La era de la yihad, Estado Islámico, Capitán Swing, Yihad, Oriente Próximo

 

Lo primero que arrebata cuando uno comienza a leer La era de la yihad es el estilo directo, como un jab a la nariz, utilizado por Cockburn con muy buen criterio. Nada de florituras literarias extravagantes, entre otras cosas, porque sobran en un tema y unos hechos como por los que discurre el libro. Como un diario, intercalando el testimonio propio en primera persona con los de los informantes o entrevistados y las noticias y rumores que circulan por Irak, Afganistán, Siria, Libia y demás: así está escrito La era de la Yihad. Y es quizás ese hecho literario el que lo convierte en un bocadillo de letras a la espera de que lo devores.

Metáforas las justas. Ni falta que hace. En su lugar queda el testimonio privilegiado de alguien que se ha expuesto a cruzar un control del Estado Islámico y perder la cabeza, literalmente, en el intento. Un testimonio narrado con toda la naturalidad y toda la crudeza que lleva implícito hablar de una zona que lleva prácticamente desde principios del siglo XX en guerra. Y Patrick Cockburn, en La era de la yihad lo hace sin prejuicios, muy por encima del exabrupto antiimperialista y de la estupidez (neo)liberal.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, Patrick Cockburn, La era de la yihad, Estado Islámico, Capitán Swing, Yihad, Oriente Próximo

Las tesis mas importantes de La era de la yihad podrían ser el secuestro por parte de los yihadistas de lo que fue una verdadera rebelión contra regímenes tiránicos, la ineptitud o negligencia de Estados Unidos y Reino Unido en «democratizar» Irak y Afaganistán después de invadir ambos países o la responsabilidad de los aliados árabes de Estados Unidos (Arabia Saudí y las monarquías del golfo, Turquía) en apoyar financiera y logísticamente el germen de lo que después se convertiría en el Estado Islámico.

Asimismo, tan sublime como estremecedor resulta la última parte de La era de la yihad, «El nacimiento de un califato», centrado exclusivamente en el Estado Islámico. Los escalofríos y el horror alcanzan sus cotas más altas en su tramo final «La vida en el califato». Allí, el lector comprenderá por qué el Estado Islámico es la amenaza más hórrida que ha tenido el mundo desde el Tercer Reich, por qué es un verdadero fascismo teocrático y por qué la tesitura histórica exige un pacto como el que la URSS y los aliados occidentales llevaron a cabo ante la amenaza nazi, uno que presuponía que el enemigo común era más peligroso para cada uno que el que representaban el uno para el otro.

Por último, en La era de la yihad llama la atención el título en castellano elegido para la traducción. Aunque el libro es un recorrido por los acontecimientos de Oriente Próximo que desembocarían en el Estado Islámico, el subtítulo de «El Estado Islámico y la guerra en Oriente Próximo» puede dar lugar a confusión, especialmente si se atiende a su título original en inglés Chaos & Caliphate: Jihadis and the West in the Struggle for the Middle East. Al leer el título en cubierta, se puede pensar que La era de la yihad trata en exclusiva sobre ISIS, cuando no es así. Y si bien es cierto que en conjunto todo el libro conduce al nacimiento de ISIS, a este solo se le dedica una parte en exclusiva, la final. Cuestiones de marketing, supongo.

En cualquier caso, La era de la yihad es una lectura obligada para todo aquel que se haga preguntas sobre los refugiados, sobre las invasiones de Irak y Afganistán o sobre el terrorismo fascista medieval del Estado Islámico. Capitán Swing sigue en forma año tras año.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*