Jane Eyre: mojón romántico goticorro

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, videojuegos, jane eyre, cary joji fukunaga, nic pizzolaatto, true detective, michael fassbender, mia wasikowska

Querer profundizar en el trabajo de un director de cine (o de un guionista o de un novelista), a veces puede salir muy caro: tanto como perder algo tan valioso como es el tiempo. Dos horas sin ir más lejos, que es la duración de Jane Eyre, dirigida por Cary Joji Fukunaga, director, junto a Nic Pizzolatto, de True Detective, una de las mejores series que se han emitido por la pantalla chica.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, videojuegos, jane eyre, cary joji fukunaga, nic pizzolaatto, true detective, michael fassbender, mia wasikowska

Jane Eyre de Cary Joji Fukunawa

Jane Eyre no es un pésimo ejercicio de cine, ya que su carcasa técnica retiene calidad, pero es un bodrio aburrido y un auténtico sinsabor. Imaginad que os regalan un teclado con un diseño atractivo, teclas de goma que con su suavidad le quitan violencia al ejercicio que realizan vuestros dedos, inalámbrico, estética KISS… pero que después, cuando comenzáis a utilizarlo, resulta que no coge bien los golpes de teclado y que continuamente os veis obligados a volver hacia atrás y reescribir cada frase. Pues más o menos eso ocurre con Jane Eyre.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, videojuegos, jane eyre, cary joji fukunaga, nic pizzolaatto, true detective, michael fassbender, mia wasikowska

Basada en la novela homónima de Charlotte Brontë, nos ofrece una historia que sigue los puntos marcados por el Romanticismo, exponiendo un sufrido idealismo al que se le aliña con unas gotas de misterio gótico. La novela es hermana de Cumbres borrascosas de Emily Brontë, del mismo modo que Charlotte lo era de Emily. Fukunaga trata de trasladar a la pantalla el ambiente apesadumbrado, de riguroso orden social, del siglo XIX, y lo consigue, reflejando con bastante acierto el proceso mental que seguramente se desencadenara en las mentes de dicha época: un proceso mental rayano con la más desesperada de las locuras.

La cinta es impecable desde un punto de vista visual, y si lo flipaste con True Detective no podrás permitirte la evitación de realizar el ejercicio comparativo en el uso de planos cenitales y en la recreación de situaciones angustiosas: la niebla, la falta de luz o el gris que superpuebla la visión del ojo que nos narra lo ocurrido son la mejor muestra de que el director del filme es el mismo que el de la exitosa serie.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, videojuegos, jane eyre, cary joji fukunaga, nic pizzolaatto, true detective, michael fassbender, mia wasikowska

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, videojuegos, jane eyre, cary joji fukunaga, nic pizzolaatto, true detective, michael fassbender, mia wasikowska

Pero ahí se queda todo… Comienza arrancándote la atención con el uso de flashbacks, a los que, transcurridos sesenta minutos de metraje, añorarás hasta que los créditos de la obra comiencen a copar la pantalla para indicarte su final. Permanecerás atento por si pudiera producirse un giro inesperado que salvara todo el desastre que se concatena tras el primer acto, punto a partir del cual se sucede la tragedia: un producto que termina por derrumbarse como un castillo de naipes, como fichas de dominó, como las Torres Gemelas… Y tú con cara de tonto, mirando a tu compañera o compañero de visionado gritándole, sin ni siquiera abrir la boca, «¡Vaya mojón romántico goticorro que nos hemos tragado!».

¿Qué más da el sobresaliente trabajo técnico, las excelentes actuaciones o la muchas veces inquietante fotografía? Ni siquiera el trabajo y las caras guapas de Michael Fassbender o Mia Wasikowska libran a Jane Eyre de ser una verdadera sobredosis de aburrimiento.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*