La esclavitud más salvaje

Como director, una de las mayores cualidades de Steve McQueen es su pasmosa facilidad para retratar tanto gráfica como emocionalmente realidades sociales, políticas o psicológicas. Así lo hizo en Hunger (2008) y en Shame (2011), con su actor ya fetiche, Michael Fassbender, granjeándose una gran reputación, que ya es indudable, como adoptador de personalidades.

12_anos_de_esclavitud-cartel-5272

En 12 años de esclavitud, McQueen sigue en su misma línea; es su película más larga y quizá una de las más arrolladoras en cuanto a sentimientos se refiere, pues se trata de uno de las descripciones cinematográficas más devastadoras que se han hecho de la esclavitud estadounidense. Nada que ver con Django desencadenado… El cineasta británico nos cuenta la historia de Solomon Northup (el filme se basa en su biografía), un negro libre que por un engaño se vio convertido en esclavo durante doce años. Para ello, no duda en echar mano, muchas veces, de imágenes turbias, que sacuden nuestras mentes como nosotros le daríamos a un saco de boxeo, y en otras ocasiones a través de una fotografía selvática, preciosista, crepuscular, sureña… Mediante ese contraste se desenvuelve la historia, una historia de la que sabes el final (o no te va a costar mucho intuirlo) pero que te hace sufrir con cada fotograma, con cada nueva escena en la que temas como la supervivencia, la fe en la salvación, la resistencia y el oponerse al destino que a uno quieren marcarle se convierten en poemas visuales.

12-years-3

Su guion comedido (en el sentido de que no depara grandes sorpresas o giros inesperados) no le resta un ápice de complejidad, pues está abarrotado de personajes; personajes diversos que reflejan a la perfección el espectro social que existía en aquella oscura época, no solo de Estados Unidos, sino de toda la humanidad (el malvado, el compasivo, el sumiso, el rebelde, el solidario…). A esta cantidad de personajes se unen unos diálogos espeluznantemente sobrios, quebrados en muchas ocasiones por una dureza bestial, contraste en lo hablado que compagina con lo visionado. Imágenes y diálogos interpretados por un reparto impecable (gran trabajo en el casting), desde el protagonista Chiwetel Ejiofor hasta Fassbender pasando por Lupita Nyong’o, Brad Pitt o Paul Giamatti; aunque aparezcan poco tiempo (caso de Giamatti), lo clavan.

12yearsofslave

Hablan de que es la película de los Óscar. De entrada ya tiene siete nominaciones para los Globos de Oro, así que poca duda me cabe de que se llevará alguna estatuilla dorada, probablemente alguna de los actores y la fotografía. Aunque habrá que ver que ofrecen sus rivales…

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*