Los niños lobo: WTF!?

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, anime, hombre lobo, hombres lobo, la chica que saltaba a traves del tiempo, licantropia, los niños lobo, mamoru osoda, nocturna 2013, wolf children, drama familiar

Me quedé con ganas de verla en Nocturna 2013. Porque me gusta mucho el anime y porque el título y el cartel me llamaban la atención. También porque La chica que saltaba a través del tiempo, otra de las películas de Mamoru Osoda, me encandiló cuando tuve el inmenso placer de verla. Por eso ayer, después de haber postergado su visionado en infinidad de ocasiones, le di al play para ver Los niños lobo (2012).

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, anime, hombre lobo, hombres lobo, la chica que saltaba a traves del tiempo, licantropia, los niños lobo, mamoru osoda, nocturna 2013, wolf children, drama familiar

¿Y qué es lo que vi? ¿Me gustó? ¿Merece la pena? Pues no sé ni qué contestar. La película ha cosechado muy buenas críticas (8.1 en IMDb; 7.5 en FilmAffinity; y 93% de valoraciones positivas en Rotten Tomatoes) y a la gente parece haberle gustado mucho, pero a mí me resultó un dramón con tintes de coñazo, una historia excelentemente contada, conmovedora a ratos, interesante a otros y enternecedoramente graciosa en brevísimos momentos muy mágicos. Pues vaya, pensaréis, menudo panorama; pero es que es así. Cuando te enfrentas a una película en la que aparece la palabra lobo mezclada con cualquier referencia a humanos, sean hombres o niños, pues te esperas algo de acción; no sangre, ni muertos, pero algo de acción: una caza de brujas, una huida de la civilización humana que todo lo quiere clasificar y controlar, y cosas más o menos por el estilo. Pero es que en Los niños lobo no aparece nada de eso, y es más una especie de En busca de la felicidad protagonizada por licántropos.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, anime, hombre lobo, hombres lobo, la chica que saltaba a traves del tiempo, licantropia, los niños lobo, mamoru osoda, nocturna 2013, wolf children, drama familiar

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, anime, hombre lobo, hombres lobo, la chica que saltaba a traves del tiempo, licantropia, los niños lobo, mamoru osoda, nocturna 2013, wolf children, drama familiar

Es quizás ese el aspecto más original, y el que, para bien o para mal, más se debe valorar: haber creado una película de hombres lobo sin hombres lobo, o en la que los hombres lobo no son tanto una excusa estética como un elemento tanto arquitectónico como decorativo de la narración. Aunque, claro, también te planteas la posibilidad de que si en vez de hombres lobo los protagonistas hubieran sido girasoles andantes y cantantes, o calamares a la romana asesinos, tal vez el resultado hubiera sido el mismo.

 

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, anime, hombre lobo, hombres lobo, la chica que saltaba a traves del tiempo, licantropia, los niños lobo, mamoru osoda, nocturna 2013, wolf children, drama familiar

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, anime, hombre lobo, hombres lobo, la chica que saltaba a traves del tiempo, licantropia, los niños lobo, mamoru osoda, nocturna 2013, wolf children, drama familiar

La escaleta de la cinta podría quedar de la siguiente manera: chica conoce chico misterioso (y guapo) en universidad~~se atraen~~él confiesa es hombre lobo y muestra su verdadero aspecto~~se acuestan~~ella embarazada~~hijos medio humano medio lobos~~él muere, ella queda sola~~ella no sabe cómo educarlos~~huyen de ciudad y se van al campo~~niños crecen y viven su vida. Esa es la historia, no hay nada más ni nada menos. La película es, o pretende ser, una metáfora sobre las dificultades de una madre soltera para criar y educar ella sola a sus hijos, mucho más en una sociedad tan tradicional como la japonesa (a veces nos quejamos de la española, pero os aseguro que las hay mucho peores). Otros temas recurrentes son la doble oposición moderno/tradicional-ciudad/campo o el miedo a la marginalidad por la diferencia. Todo, a priori, muy interesante, solo que el ímpetu lacrimoso no solo es inefectivo, sino también asombrosamente soso. Porque Los niños lobo es un cocido sin garbanzos, una pizza sin mozarella y una sesión de música electrónica sin drogas, de diseño o no.

Además tú, víctima de tan cruenta y animada conspiración audiovisual, te acabarás preguntando si en realidad lo único que querían contarte era un cuento de bestialismo, una dulce historia de zoofilia.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*