Obra 67: malnarrando…

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, antonio dechent, david sainz, dead or alive, humor, malviviendo, obra 67, orange bud, tarantino

Pese a sucumbir al empeño de amigos y haber visto alguno de los capítulos de la serie, no es que Malviviendo me resulte la repera, pero he de reconocer que su gracia tiene. Así que ayer, buscando qué película ver, probando con los inicios a ver cuál resultaba más atractivo, me decidí con mi chorbita a ver Obra 67, la ópera prima de David Sáinz, creador, guionista y director de la aludida serie telelevisiva que comenzó como una producción libre a través de Internet. Y nos decidimos, principalmente, porque a mí me recordaba a Malviviendo, por no decir que el principio del filme podría pasar por el inicio de uno de los capítulos de la serie, tanto en el planteamiento humorístico de los diálogos, como en lo aparentemente amateur de los actores, así como en los planos sin ambición. Queríamos ver una peli para reírnos un rato, y la cosa funcionó, hasta cierto punto del metraje…

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, antonio dechent, david sainz, dead or alive, humor, malviviendo, obra 67, orange bud, tarantino

Obra 67 es una película asimétrica, deforme… El punto de partida son dos personajes (que intentan abrirse camino en el mundo del rap) que esperan a que el padre de uno de ellos (un mítico ladrón de los ochenta) salga de la cárcel tras pasar veinte años entre rejas. Ya cuando está fuera, un director y actor de cine se acerca a él para proponerle pasar tiempo con él e inspirarse para su siguiente papel, a lo que el exrecluso se niega en rotundo, incluso de manera amenazante. Pero posteriormente acabará aceptando la propuesta ante la cantidad de dinero que aquel le ofrece. Mientras el padre cuenta sus batallas, de cómo robaba los chalets y demás, el hijo y su amigo escuchan atentamente todo lo que dice el padre, y se deciden a dar el golpe que les saque de pobres, o, por lo menos, les reporte el dinero que les permita grabar un disco. Y eligen un chalet, y entran, y allí ya todo comenzará a cambiar.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, antonio dechent, david sainz, dead or alive, humor, malviviendo, obra 67, orange bud, tarantino

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, antonio dechent, david sainz, dead or alive, humor, malviviendo, obra 67, orange bud, tarantino

David Sáinz debió encenderse un buen porro de Orange Bud en ese momento, porque a partir de ahí, lo que podríamos denominar el segundo acto de la cinta, todo es opuesto en sentido, guion, estética y finalidad que lo visto anteriormente. Es como si fueran dos películas totalmente diferentes; se pierde el tono de película de humor y se adentra en el thriller y el terror de un modo absolutamente imperdonable. Es como si en Hachiko. Siempre a tu lado llegara un punto del metraje en el que se convierte en una película de gángsters. Ni siquiera la más que evidente influencia de Tarantino ni el malogrado intento de convertirlo en comedia negra son capaces de salvar tal fractura narrativa.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, antonio dechent, david sainz, dead or alive, humor, malviviendo, obra 67, orange bud, tarantino

Sin embargo, la película, que fue rodada en un solo día, despierta interés —y eso siempre es bueno— aunque la perplejidad que te posea cuando finalice la última escena sea de traca. Actúan caras conocidas que son todo un acierto de casting, como Antonio Dechent, y logra el fin más esencial del cine: entretener; pero ese abismo entre las dos partes del guion es insalvable, achacable solo a la inexperiencia, y no a la locura o transgresión, como hizo Takashi Miike en el final de Dead or Alive.

Con Obra 67 Os reiréis, pasaréis un buen rato, exclamaréis «¡¿Sí, no!? » y pasada una media hora os seguiréis preguntando cómo es posible tal patochada en forma de desenlace.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*