Sin traición. La constitución sin autoridad