Watch Dogs: vigilante antisistema

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, aiden pearce, anonymous, dedsec, gta, hacktivismo, infamous second son, metal gear solid, red dead, sandbox, sleeping dogs, the evil within, ubisoft, watch dogs, watch dogs playstation 4, watch dogs xboxone

Watch Dogs creó una gran expectación desde el primer segundo de su anuncio y tras ver el espectacular tráiler que lo acompañó. Luego llegó el estreno y la decepción que agarró a muchos con el más que evidente downgrade sufrido respecto a la versión inicial que se dejaba ver en ferias y demos. Pero, más allá de esto, Watch Dogs es uno de los mejores sandbox que se han producido en los últimos años.

Parte de ese encanto reside en su argumento, del que se ha dicho que es previsible y manido, pero que más allá de guiarnos (a través del personaje principal) por los fondos más bajos de la delincuencia y la sociedad (como pudieran hacer un GTA o un Red Dead, por ejemplo) nos hace sentirnos parte de ella; parte no solo del bandidaje, sino también de la ciudadanía, gracias a la posibilidad que el sistema de juego nos brinda de desbocar al voyeur social que llevamos dentro y conocer más a fondo los problemas y preocupaciones de nuestros conciudadanos.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, aiden pearce, anonymous, dedsec, gta, hacktivismo, infamous second son, metal gear solid, red dead, sandbox, sleeping dogs, the evil within, ubisoft, watch dogs, watch dogs playstation 4, watch dogs xboxone

En vez de optar por situarnos en una ciudad ficticia, Watch Dogs nos ofrece la ciudad entera de Chicago (como hizo Sleeping Dogs con Hong Kong); una ciudad de Chicago algo distópica, pues muchos de sus servicios públicos y de seguridad están controlados por un sistema informático llamado ctOS. Esto da pie a que los hackers hagan mucho dinero, tanto legal como ilegal. El jugador encarna a Aiden Pearce, un hacker al que alguien quiere ver muerto, solo que falló y quien murió fue su sobrina Lena. Pearce busca venganza, sea quien sea quien tenga que caer, pero entremedias se meterán antiguos compañeros, mafiosos y políticos que conforman una trama llena de espurios personajes. Desde el principio se avisa de que cualquier parecido con la realidad es pura casualidad, pero en un mundo que cada día parece abrir más los ojos, Watch Dogs es una delicia artística en cuanto a historia se refiere, tal vez algo convencional narrativamente pero de un exquisito valor expresivo, donde conviven la crítica social y el comentario político: si en este lado de la realidad tenemos a Anonymous en Watch Dogs tienen a DedSec, más chungos y cabreados con el sistema.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, aiden pearce, anonymous, dedsec, gta, hacktivismo, infamous second son, metal gear solid, red dead, sandbox, sleeping dogs, the evil within, ubisoft, watch dogs, watch dogs playstation 4, watch dogs xboxone

Un sandbox concienzado, ¿y qué? No, no es solo eso, porque en lo jugable, Watch Dogs ofrece unas novedades muy jugosas. Debido al planteamiento inicial del ctOS y de que nos movemos en un mundo de hackers, aparte de pegar tiros por doquier y de conducir un montón de vehículos, tendremos o podremos plantear la estrategia a seguir de muchas maneras distintas gracias a la interactividad con el ctOs. Por ejemplo, durante una persecución podremos hacer que salten los semáforos después de cruzar nosotros o que se cierre una verja a nuestro paso para perder de vista al perseguidor. Igualmente, si en una misión debemos invadir un lugar repleto de enemigos, podremos hacer uso de las cámaras de seguridad para vigilar todos sus pasos, hacer que exploten aparatos eléctricos o producir un apagón para que aquellos sean más vulnerables a nuestras armas.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, aiden pearce, anonymous, dedsec, gta, hacktivismo, infamous second son, metal gear solid, red dead, sandbox, sleeping dogs, the evil within, ubisoft, watch dogs, watch dogs playstation 4, watch dogs xboxone

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, aiden pearce, anonymous, dedsec, gta, hacktivismo, infamous second son, metal gear solid, red dead, sandbox, sleeping dogs, the evil within, ubisoft, watch dogs, watch dogs playstation 4, watch dogs xboxone

Esto ya debería ser razón suficiente para jugarlo, pero además es largo, unas cuarenta horas de juego, aunque esto variará de una a otra persona, pues en nivel de dificultad normal la cosa ya va, en ocasiones, un poco apretada, dibujándose una curva de dificultad muy condicionada por el desarrollo del aprendizaje del sistema de juego que seamos capaces de realizar. Además, súmale un montón de misiones y trabajos extras muy interesantes (ya que nos contarán historias de la ciudad o del propio universo del juego) y su vida se alargará más, si ya de por sí, a veces, simplemente lo único que te apetece es dar una vuelta por Chicago o hackear los teléfonos de la gente y enterarte de su su vida.

Heterodoxia, anarquismo, independencia, incorrección política, cultura audiovisual, literatura, aiden pearce, anonymous, dedsec, gta, hacktivismo, infamous second son, metal gear solid, red dead, sandbox, sleeping dogs, the evil within, ubisoft, watch dogs, watch dogs playstation 4, watch dogs xboxone

Es cierto, lo del downgrade no tiene perdón, pero aun así el juego luce bastante bien en este aspecto, si bien en las versiones de nueva generación se queda colgado y no llega ni de lejos al nivel de títulos como Infamous. Second Son en Playstation 4, por ejemplo. No obstante, solo puede achacársele el downgrade, pues carece de aberraciones gráficas imperdonables como las que parece que abundan en The Evil Within o las que se pueden encontrar en Metal Gear Solid V. Ground Zeroes. Por otro lado, el apartado sonoro está cuidadísimo, tanto en música (con un montón de canciones que van del hardcore punk de Rise Against al rap de Public Enemy) como en efectos o voces (mención especial merece el doblaje al castellano, a la altura del mismísimo Metal Gear Solid).

Si te va lo de desenmascarar a tiranos, lo de hacer justicia y lo de recorrer todos los rincones de una ciudad para conocer sus secretos, Watch Dogs, más que ningún otro, es tu juego. ¡Abajo el sistema!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*